viernes, 31 de enero de 2014

El CORAZÓN DE LA SANDÍA (1.885 m); en Navidad todo el año.

   Al oeste del P. Nacional de Sierra Nevada, en Los Alayos de Dílar, existen dos prominencias de roca pelada muy juntas entre sí, y separadas por un barranco conocido como "La Chimenea". Una de esas dos cotas se llama "El Corazón de la Sandía", nuestro objetivo principal este frío 25 de enero.
Nueve hoas y media después de partir, los pastorcillos que hicimos la peregrinación al "Belén", nos encotramos de esta guisa que en la foto véis ¿Qué ocurrio en medio?
   Os lo cuento a continuación:
   Para llegar al punto de partida, el grueso del grupo, salimos de Morón a las 5 de la mañana, desayunamos en Riofrio con nuestro entrañable zorzal guia (Julio), que venía de Antequeera y tiramos pá´ Graná´, tomamos el desvío por la A-44 (Granada-Motril) y salimos de la autovía dirección Otura. Una vez en el pueblo y tras dar varias vueltas por su plaza (perdidos), encontramos la salida hacia el pueblo vecino de Dílar. Y por una pista asfaltada de unos tres kilómetros, dirección la Central Eléctrica, llegamos hasta la esplanada del Área Recreativa del Río Dílar.
Río Dílar, nueve treinta de la mañana.
   Nuestra formidable amiga Lina ya nos esperaba calentado motores. Intercambiamos impresiones, tomamos los bártulos y cruzamos el puente por donde habíamos entrado con los coches.
Toma de contacto de los 15 integrantes del grupo.
   Pudimos coger el sendero que sube hasta la Boca de la Pescá, pero nos la pasamos de largo y decidimos que sería el camino de vuelta. Así que a pocos metros de rebasar la Central Eléctrica, volvimos a cruzar el río para subir por Rambla Seca.
El ascenso es duro pero queda compensado por lo salvaje de la zona.
   Al terminar la rambla, el sendero se estrecha y aparecen algunos hitos de piedra. Tendríamos que haber subido hasta el collado que teníamos de frente del tirón, pero tomamos un sedero a la derecha que va al Picacho Alto ¡¡¡ error !!!, vuelta y pa´ rriba.
En este momento no sabíamos que el Corazón de la Sandía es ese punto elevado que está a la izquierda.
El llaneo en la equivocación no nos vino mal para descansar los músculos
   Al llegar al collado y quedar en la cresta de subida a Los Alayos, tuvimos un momento espectacular con las vistas del Cerro del Caballo nevado.
Bueno, el Cerro del Caballo y todo lo demás.
Cresteando casi sin descanso.
A nuestras espaldas El Picacho Alto.
Nuestro querido Julio en plena forma o..... es el mal de altura.
  
   En tres horas nos plantamos en la base del "corazón". Comprobamos que, en esta ocasión para llegar a la cima, tendríamos que trepar "el hito" (digámoslo así), un farallón con un camino que parece imposible que exista y que nos lleva a donde no se pude subir más.
El Corazón de la Sandía.
     Una vez arriba, nuestros pulmones se llenaron de aire que pasó a la sangre y que el "corazón" bombeo por todo nuestro cuerpo, llenándonos de alegría y  satisfacción. Acto seguido, como es costumbre, nos hicimos la "foto-cumbre". Mejor dicho, nos la hizo nuestro fotógrafo particular, J. A. Capacete.

El sexo débil.. ¡ Ja.  Ja.  Ja !
De pie y de izq, a dech.; Juan, Toñi, Susana, Mª Carmen, Lina y Jacinto. De rodillas de izq. a dech. Manuel L., Fernando, Baldomero, Javier y Juanlu, Tras la cámara José Antonio.


De vuelta a la base con la supervisión de nuestro "Presi"
   De nuevo en la base del Corazón de la Sandía, seguimos la cresta hacia Los Castillejos, pero al poco, como quien no quiere la cosa, comenzamos a faldear la espalda de los Alayos. Lina, sobrada de preparación, nos propuso la cresta hasta el Collado del Pino como estaba previsto. Tan solo le siguio nuestro guia zorzal (otro que bien baila), el resto....... por la falda.
Falda de los Alayis de Dílar.
   Llegamos al Collado del Pino y seguimos un sendero a la izquierda que nos lleva por la cuesta del Pino al Río Dílar. En este paso el río se encuentra a una altiud de 1.400 m. sobre el nivel del mar.
   El Río Dílar nace a 2.300 m., en el paraje conocido como Los Lagunillos de la Virgen que forman La Laguna de Las Yeguas.
El Trevenque desde el Collado del Pino. A la derecha, en la foto "el Pino"
Algunos componente del sexo fuerte (ja,ja,ja), bajando la Cuesta del Pino
   En este esplendido bosque de pinos decidimos (por fin) comer como Dios manda.
De todo quiere el Señor. Fijaros en la chocolatina energética de Juanlu.
Paso sobre el Río Dílar.
   Llegamos a la derivación del río por el Canal de la Espartera. En ella se encuentra la vivienda del encargado. El Canal de la Espartera tiene una longitud de 7 km. y 35 m., con una pendiente de una milésima. El ancho es de 1,10 m. y la profundidad de 1 m.
Al paso por la vivienda en la derivación del río por el Canal de la Espartera.
   A continuación, seguimos el entretenido sendero bien señalizado hasta el Collado de Sevilla. Este collado se encuentra justo en la divisoria de los términos municipales de Dílar y Monachil.
A la izquierda del sendero nos acompaña el río y desde la lejanía nos observa El Corazón de la Sandía.
   En el Collado de Sevilla hay un bonito mirador y los coches pueden subir hasta allí. Partimos presto y sin descanso a la Boca de la Pescá o Silleta de la Zubia. Pudimos subir a la "Silleta" pero el cuerpo no nos lo pedía (bueno a Lina si). De modo que rodeamos La Boca de la Pescá por un camino que va  junto al Canal de la Espartera.
 La familia al completo: de dech. a izq. (para no  poner el burro delante) Capa, Lina, Juanlu, Toñi, Javier, Quero con su perra Alma, Fernando, Jacinto, Julio, Mª Carmen, Susana, Baldomero, Juan y Yo.
   Al final del canal  hay otra casa de encargado y baja un sendero de unos 2 km., donde se pierden 350 m. de desnivel. es decir, para martirizar las uñas sin descanso.
Quero con su inseparable Alma.
 Al fondo la Central Eléctrica de Dílar, esta se contruyó para asegurar el suministro eléctrico a la fábrica de Ntra. Sra. de las Angustisa, que se dedicaba a fabricar pasta de esparto para hacer papel. La tubería que baja es de un acero especial y mide 700 m.
   Nos reagrupamos al llegar al camino y sin perdida de tiempo, nos pusimos a probar los beneficios del agua fria despues de un pateo de 25 km. ¡Ya estamos al comienzo del relato! ¡¡ Maravilla de las maravillas !!


   A estas altura de la historia alguien se pregunta..... ¿a qué coño viene el 2ª título; en Navidad todo el año? Pues bien os lo descubrire:
   En el Corazón de la Sandía, metido en una urna incrustada en la roca, hay un "Nacimiento", no de agua precisamente, sino de figuritas (San José, la Virgen María y el Niño Jesús). Un auténtico Belén.
    Según cosnta escrito, lo colocó el Grupo de Veteranos de Montaña del Zaidín. Al verlo se me vino a la cabeza que contra todas las adversidades (lluvia, nieve, viento, frio y calor) el 25 de enero justo un mes despues de Navidad, ese Belén, continúa impregnando a esa roca un "halo navideño". También el próximo 25 de febrero y el 25 de marzo y todo el año.

   Y he aqui mi descubrimiento; pese a problemas adversidades, contratiempos etc, etc, etc, nosotros también podriamos tener una aureola especial. Sólo hay que tener "algo bueno", ¿pero dónde?................. La solución está clarísima.

Dentro del Corazón.







8 comentarios:

  1. gran relato manuel y bien descrito como siempre, un gran dia y un buen grupo para una ruta que no olvidaremos, porque sierra nevada tiene un puntito especial que la diferencia de todo lo demas gracias a todos por esta ruta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por proponerla, prepararla y realizarla. Y por supuesto, por tu comentario.

      Eliminar
  2. Señores, llevo un año de secano en dique seco y voy a reventar. Cada día las rutas son mejores. Muy bonita la ruta, el relato y la gente. Sobre todo el sexo débil. Ja,Ja,Ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver cuando reapareces y te das un homenaje.

      Eliminar
  3. MUY muy bonito,conforme iba leyendo parecia trasladarme alli,q dia mas bonito echamos,gracias por escribir estas cosas tan bonitas y q fotos mas bien echas.Preparada para la siguiente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Toñi. El senderismo engancha.

      Eliminar
  4. Magnifico relato Manue, es como estar alli de nuevo. Muchas gracias por tu trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanlu, no es un trabajo, es mi granito de arena. De todos modos muchas gracias por tu reconocimiento.

      Eliminar